domingo, 13 de marzo de 2011

BRIGITTE BARDOT & SERGE GAINSBOURG (Je T´aime Moi Non Plus) 1986



Serge Gainsbourg, personaje fundamental en la vida cultural y musical francesa de la segunda mitad del siglo pasado, ha sido conocido por el gran público sobretodo por esta canción, pero no por esta versión, sino por la que realizó en 1969 con su mujer Jane Birkin; pero el la compuso para quién era su amor de entonces(1967), la bellísima e icono francés de la época, Brigitte Bardot.

En torno a 1967 Gainsbourg vivía su etapa más pop, con los éxitos fabricados para la eurovisiva France Gall sonando por toda Europa. Ese año lanzó junto a Brigitte Bardot, ya todo una estrella y un mito erótico en ese momento, el disco Bonnie and Clyde. El tema que daba título al disco era una de las canciones que Serge había escrito en el transcurso de una noche a raíz de una desastrosa cita con Bardot al principio de su relación.

Por culpa de los nervios o por los efectos del alcohol, el habitual ingenio de Gainsbourg le abandonó, la noche fue un fiasco y Serge pensó que lo había echado todo a perder.Pero Brigitte le llamó al día siguiente y a modo de castigo le exigió que le compusiera "la canción más bonita que puedas imaginar". Serge le compuso dos. Una fue Bonnie and Clyde. La otra... Je t'aime... moi non plus. A la actriz le asustó tanto erotismo y vetó la publicación de la más celebrada canción de Serge.

Habría que esperar a 1969, poco después de que éste conociera a Jane Birkin, el amor de su vida y madre de su hija Charlottte, para que ambos publicaran este himno a la sexualidad. Gainsbourg guardará en secreto la versión original (grabada a dúo con Brigitte Bardot) a petición de ésta, hasta 1986, año en que se convertirá en un auténtico éxito.

Es una canción maravillosa, que por su temática ha sido parodiada sin piedad, apareciendo en cuanto se insinuara cualquier tipo de matiz sexual, fuera donde fuera.

Me encantan las dos versiones, pero si tengo que elegir me quedo con esta; la orquestación es más suave y melodiosa, crea una atmósfera distinta en la canción, y la voz de la Bardot le da un tono más maduro al tema.

Sea como fuere, estamos ante una de las canciones más míticas y conocidas de la historia de la música popular, lo triste es que sea más famosa por el morbo generado alrededor de ella, más que por sus méritos musicales, que son enormes.